La Universidad de Valencia, y las Universidades Católica y Europea de Valencia están desarrollando un proyecto de investigación sobre el impacto de los ácidos grasos omega 3 en la ELA.

Este tema no es nuevo. Hace mucho tiempo que se relaciona la inflamación y el estrés oxidativo con la Esclerosis Lateral Amiotrófica, de modo que cualquier nutriente que se oponga a estos procesos, podría ser útil. Por otro lado, los ácidos grasos omega 3, son conocidos porque reducen la inflamación y estrés oxidativo en las células.

Tal y como describen los investigadores de este nuevo estudio: “Basándonos en que una de las causas de la aparición de la enfermedad es la deficiente utilización de la energía por parte de las neuronas, relacionada con la gran oxidación celular observada, este proyecto pretende valorar el impacto de una intervención nutricional en la evolución de enfermos de ELA tanto bulbares como medulares. Para ello se les realizará una intervención consistente en la administración de triglicéridos de cadena media ricos en ácidos grasos saturados, y dos antioxidantes (complementarios en su acción). Este procedimiento se aplicará sobre la base de una dieta mediterránea isocalórica rica en omegas”.

Dicho estudio se halla en fase de recepción de participantes, por lo que los interesados pueden solicitar más información a: carlosalberto.villaron@universidadeuropea.es

Entre los alimentos ricos en ácidos omega 3 se encuentra en: aceituna, girasol, soja, palma, sésamo, maní, arroz, maíz, lino, cártamo, cáñamo, colza, almendra, nuez, avellana, uva, amapola, calabaza…y marinos, como el salmón, pescados azules como la sardina, comporta un menor riesgo de ELA.