La Unidad Multidisciplinar de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) del Hospital Virgen del Rocío se ha sumado al uso de la telemedicina para mantener un contacto más directo con el paciente y sus familias.

Durante la pandemia del Covid-19, el paciente ha podido continuar recibiendo la atención de los diversos profesionales que forman la unidad mediante este sistema. Además, se ha reforzado la educación sanitaria y las medidas de prevención ante las situaciones de riesgo, junto a la valoración y el seguimiento que presta la Unidad de Salud Mental.

Esta unidad también ha incorporado la Terapia Ocupacional en domicilio, el consejo genético o la incorporación a ensayos clínicos. Y destaca su estrecha colaboración con la Asociación ELA Andalucía cuyos recursos coordinados, como la fisioterapia respiratoria en domicilio, son de gran valor para combatir la enfermedad.

El paciente con ELA presenta una afectación clínica compleja que requiere de una atención multidisciplinar además de requerir otros cuidados en casa para conseguir una mejor calidad de vida. Una situación que se ha dificultado en estos meses de alerta sanitaria y confinamiento. 

“Sensibles al riesgo de desplazar a estos pacientes al hospital, pero conscientes de la necesidad de mantener una continuidad asistencial, los especialistas han potenciado mediante la telemedicina el acercamiento a los pacientes y cuidadores bajo el lema ‘Más cerca de ti y de tu familia, acortando las distancias’.

Otras herramientas

El servicio ya había incorporado con anterioridad algunas herramientas de telemedicina para disminuir riesgos para los pacientes y optimizar el tiempo y recursos disponibles para su atención. El uso del teléfono, videoconferencia u otro sistema de comunicación escrita mediante las aplicaciones actualmente disponibles, han demostrado que facilitan la comunicación del paciente con ELA.

Estas nuevas tecnologías no sustituyen a la consulta presencial, sino que la complementan y están resultando especialmente útiles para el seguimiento de los aspectos emocionales y psicológicos de los pacientes con ELA y su entorno familiar”, han explicado desde la Consejería de Sanidad.

Con el contacto telefónico se consigue también “un trato más personalizado por parte de los diferentes profesionales de la unidad, un mejor seguimiento directo de la situación clínica, una mayor empatía y confianza en los profesionales. El resultado es que tanto los pacientes como sus familiares han mostrado un alto grado de satisfacción con este sistema de consulta”.

Fuente de la información: Redacción Medica