La grúa de elevación o bipedestación es una excelente ayuda en casa que nos permite realizar transferencias y traslados de forma más segura para el paciente y con menos esfuerzo para la familia.

¿Qué hacer estos días de confinamiento si la grúa deja de funcionar?

Si la grúa de repente no funciona, podemos realizar unas sencillas comprobaciones para saber qué es lo que le puede suceder, si es un error de uso o una avería:

  1. En carga: Comprobar si está enchufada o no. La grúa no funciona cuando está conectada a la corriente, porque el sistema se bloquea. Espera que se cargue del todo la batería, desenchúfala y prueba de nuevo.
  2. Cables: Comprobar que todos los cables estén bien conectados, sobretodo el del mando y el del pistón.
  3. Mirar cómo está el botón rojo de parada de emergencia. Puede que se haya pulsado sin querer, en ese caso, no debemos pulsarlo de nuevo, sino girarlo en el sentido que indican las flechas.
  4. El mando de la grúa eléctrica: Si tiene mucho tiempo y deja de funcionar, puede que haya entrado un poco de humedad en el interior. Si la grúa se para en medio de un traslado, existen mecanismos manuales y botones alternativos para bajar al usuario. La grúa tiene un botón rojo de bajada de emergencia, que permite descargar la persona si la grúa deja de funcionar. Recordad que este botón es solo para hacer la bajada de emergencia.
  5. Caja de baterías: En algunos modelos es una caja que se puede poner y sacar. Mirar que esté en su sitio.

A tener en cuenta para el buen funcionamiento de la grúa:

  • Humedad: No es buena idea que la grúa esté en el cuarto de baño mientras alguien se ducha o después, porque el vapor puede averiarla.
  • Sobrepeso: Cuando el usuario de la grúa excede el peso máximo de carga, la grúa se detiene para evitar averías.
  • Señal acústica: Cuando la grúa emite una señal acústica está avisando de que la batería está baja de carga. Si esto pasa con pocos usos de subidas/bajadas después de cargarla, es indicativo para cambiar las baterías.
  • Carga de batería: No tenemos que esperar a que las baterías se descarguen del todo para poner la grúa a cargar. Es aconsejable cargar durante la noche (o cada dos noches si son muy nuevas) y es importante que el cable esté bien enchufado.
  • Grúa sin uso: Si la grúa ha estado sin utilizarse mucho tiempo, la batería puede haberse dañado. Si después de una noche entera de carga no responden, es hora de cambiar la batería. 

Si finalmente, después de todas estas comprobaciones, no funciona la grúa, llama a ELA Andalucía y os indicaremos como tenéis que proceder.