Tratamiento Rehabilitador

El objetivo principal del Tratamiento Rehabilitador es mantener al paciente en las mejores condiciones físicas posibles, conseguir alivio o mejora del síntoma tratable, la prevención de complicaciones que agraven la situación y el establecimiento de medidas tendentes a mantener la autonomía del paciente y su calidad de vida el mayor tiempo y de la mejor forma posible.

1.-Fisioterapia

Cuenta con diferentes formas de tratamiento en función de la afectación y las limitaciones que presente el paciente en los diversos estadios de su enfermedad. Ver apartado de Fisioterapia en esta misma web.

2.-Logopedia

A medida que la ELA evoluciona, la fonación puede verse modificada. Puede que le cambie la intensidad o el tono de la voz (disfonía), que tenga un habla nasal, dificultad en la articulación de la palabra (disartria), e incluso que pierda la capacidad de hablar (anartria). Estas alteraciones son debidas a la afectación de la musculatura respiratoria y/o de algunos nervios craneales, así como al cúmulo de saliva y secreciones en la faringe y en la cavidad oral (sialorrea).

El Logopeda es el profesional que trabaja todos estos componentes: voz, habla, deglución y la comunicación en general. Es el especialista que puede ayudar al paciente.

Recomendaciones de carácter preventivo para el paciente:

  • Utilizar frases cortar eliminando palabras innecesarias.
  • Hablar despacio.
  • Aprender un ritmo de respiración y de pausas adecuado.
  • Dar pistas al oyente mediante la expresión facial y corporal.
  • Usar lápiz y papel siempre que le sea posible.
  • Mantener una actitud tranquila y relajada a la hora de hablar, procurando un ambiente silencioso.
  • No beber ni comer mientras habla para evitar riesgo de aspiración.
  • No gritar en ninguna ocasión.
  • No tomar cosas ni muy frías ni muy calientes.
  • Evitar el reposo vocal, salvo recomendación médica.
  • Evitar forzar los músculos de la cara, cuello, garganta y hombros, especialmente cuando se habla.

Intervención:

En fases iniciales, el paciente puede incluir ejercicios de terapia del habla: de los músculos orofaciales, de sobrearticulación y respiratorios, con énfasis en la respiración diafragmática y costal inferior para optimizar los volúmenes respiratorios. El programa de ejercicios debe ser regular y moderado, ya que de lo contrario podría producir fatiga y empeorar el rendimiento.

VER  Ejercicios para el velo del Paladar

VER  Ejercicios Respiratorios para el Habla

VER  Ejercicios Articulatorios

Cuando se observen signos evidentes de mayor afectación que repercutan de manera importante en la inteligibilidad del habla, se deben ofrecer Sistemas Aumentativos o Alternativos de Comunicación (SAAC) que complementen o sustituyan el lenguaje oral.

Del análisis de la experiencia, los logopedas dicen que:

la finalidad de la comunicación en el paciente de ELA, no es la expresión de necesidades básicas ni la transferencia de información, sino el mantenimiento del Contacto Social

Recomendaciones para el interlocutor:

No interrumpir, mantener contacto visual y la cercanía, actitud tranquila, estar atento, respetar los turnos, evitar hablar por él, buscar temas de interés para comentar: programas de televisión, revistas, periódicos, proyectos, historia personal, la propia ELA…

3.- Ayudas Técnicas y Productos Ortésicos

Las Ayudas Técnicas y Productos Ortésicos responden a necesidades concretas de las personas con ELA. Están relacionados con la accesibilidad para mantener el mayor grado de independencia en los desplazamientos, en la comunicación, adaptaciones del hogar y ayudas técnicas que van a mejorar el día a día de los pacientes y sus familias con un mínimo esfuerzo.

El Terapeuta Ocupacional es el profesional que mejor puede asesorar en productos de apoyo. Su estudio es individualizado para cada usuario y se centrará en conseguir sencillez en su uso, que sean productos ligeros, con bajo coste, útiles, válidos y fáciles de poder trasportar.

En este sentido, es muy importante tener en cuenta no tanto las limitaciones de la persona como sus capacidades y estimularlas al máximo.

Las Ayudas Técnicas se incorporan a la vida de la persona gradualmente de acuerdo con sus necesidades, con el fin de no crear dependencias innecesarias. Estas ayudas no suelen ser bien recibidas por la persona afectada, sin embargo, son fundamentales para proporcionar autonomía e independencia básicas, evitando accidentes innecesarios y para no tener que depender de la ayuda continuada de otras personas.

Pero sobre todo, proporcionan al paciente un mayor confort y bienestar, haciendo el día a día más fácil.