Un grupo de biólogos de la Universidad de Alberta (Canadá), están probando un medicamento, Telbivudina, indicado actualmente contra la hepatitis, para ralentizar la progresión de la ELA.

La Telbivudina se dirige a una proteína conocida como SOD1 que se pliega mal y no funciona correctamente en pacientes con ELA. “Demostramos que la Telbivudina puede reducir en gran medida las propiedades tóxicas de la SOD1 y posibilita la mejora de la salud de las neuronas motoras de la persona y mejora el movimiento”, explica Ted Allison, coautor del estudio.

Los investigadores están ilusionados con este hallazgo porque el medicamento ya está en uso para el tratamiento de pacientes con hepatitis y, por lo tanto, ha sido aprobado por las autoridades sanitarias. Hecho que permite que los ensayos clínicos en personas puedan ponerse en marcha sin demora ya que hasta la fecha se habían empleado modelos animales.

“Ya se ha comprobado que su uso en pacientes es seguro y tiene un gran potencial para ser utilizado en un nuevo entorno clínico contra la ELA“, concluye Allison cuyo trabajo, en colaboración con la bióloga Michele DuVal, ha sido publicado en ‘Neurobiology of Disease’.