Por primera vez, los investigadores apuntan a que la ELA puede estar causada por cambios en la metabolización de los lípidos que puede aparecer en la infancia, según publica la revista científica “Nature Medicine”

La esclerosis lateral amiotrófica, conocida como ELA, también puede atacar a los menores. A este colectivo se ha dirigido un estudio del Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos y la Universidad de Servicios Uniformados, realizado en 11 pacientes con incógnitas médicas que han descubierto una forma nueva y única de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que comienza en la infancia.

“La ELA es una enfermedad paralizante que suele afectar a personas de mediana edad. Hemos descubierto que una forma genética de la enfermedad también puede amenazar a los niños. Nuestros resultados demuestran por primera vez que la ELA puede estar causada por cambios en el modo en que el organismo metaboliza los lípidos”, explica el doctor Carsten Bönnemann, investigador principal del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y autor principal del estudio.

El doctor Bönnemann dirige un equipo de investigadores que utiliza técnicas genéticas avanzadas para resolver algunos de los trastornos neurológicos infantiles más misteriosos del mundo. En este estudio, el equipo descubrió que 11 de estos casos tenían ELA vinculada a variaciones en la secuencia de ADN de SPLTC1, un gen responsable de la fabricación de una clase diversa de grasas llamadas esfingolípidos. Además, el equipo colaboró con científicos de los laboratorios dirigidos por la doctora Teresa M. Dunn, profesora y catedrática de la USU, y el doctor Thorsten Hornemann, de la Universidad de Zúrich (Suiza). Juntos no sólo encontraron pistas sobre cómo las variaciones en el gen SPLTC1 conducen a la ELA, sino que también desarrollaron una estrategia para contrarrestar estos problemas.

Más información: La Razón Salud