La Asociación ELA Andalucía comparte el manual de recetas de cocina del Hospital Universitario Príncipe de Asturias en Alcalá de Henares (Madrid). Son recetas y menús pensados para personas con disfagia, que es la dificultad en el proceso de deglución, un síntoma habitual en la ELA.

El abordaje de este síntoma requiere facilitar aspectos prácticos para la alimentación. En esta guía se reúnen aspectos nutricionales básicos para estructurar una dieta sencilla y asequible con productos habituales en el mercado, cuidando la consistencia, las texturas y la presentación apetecible. Así como, el ajuste de calorías y nutrientes y, el aporte de fibra, indispensable para prevenir el estreñimiento. Son menús para compartir en familia.

Tan importante como los menús, son las pautas generales que se deben seguir durante la alimentación e ingesta de líquidos. A tener en cuenta:

  • Procurar un ambiente relajado, sin distracciones y sin prisa.
  • Realizar la higiene bucal y dental después de cada comida.
  • Permanecer sentado o de pie tras la comida (no tumbado), al menos 30 minutos después de comer.
  • No utilizar pajitas ni jeringas. Utilizar el tenedor o la cuchara, siguiendo las recomendaciones particulares respecto a tamaño del cubierto (sopero, cadete, postre), carga de alimento, tamaño de cada trozo y adaptaciones de menaje para facilitar la autonomía en la alimentación (por ejemplo: reborde de plato, cubiertos con mango engrosado, vasos con asa o con boquilla especial).
  • No hablar mientras se come. En ocasiones, es conveniente evitar comidas con mucha gente. En estos casos, es mejor comer antes de la reunión.
  • No comer ni de beber si está adormilado o agitado. Si esto ocurre, es mejor esperar otro momento más idóneo.
  • Esperar a que la boca esté limpia y sin restos antes de la siguiente cucharada.
  • En ocasiones se recomiendan ciertas posturas o maniobras deglutorias que deben realizarse durante todas las comidas y cada vez que se ingieran líquidos.
  • En general, no sobrepasar los 30-40 minutos de duración de la comida.
  • Cuidar la postura. La espalda debe estar correctamente alineada y apoyada sobre el respaldo de la silla. La cabeza, ligeramente en flexión para tragar.

Es conveniente tener en cuenta que todo lo anterior son pautas generales y, cada persona puede requerir un abordaje individualizado por su equipo multidisciplinar ELA.