La Comisión de Salud Pública, organismo del Ministerio de Sanidad en la que se encuentran representadas todas las comunidades y ciudades autónomas, ha acordado seguir priorizando la edad, y no la existencia de enfermedades previas, en su estrategia de vacunación frente al COVID-19 tras considerar que constituye el principal factor de riesgo de enfermedad grave y mortalidad.

Como informa Sanidad, “con las vacunas de ARNm –las desarrolladas por Pfizer/BioNTech y por Moderna– y tras las personas de 80 y más años, se continuará con las personas de entre 70 y 79 años y, posteriormente, las de 60 a 69.  A continuación se vacunará a los menores de 60 años con condiciones de riesgo alto de padecer enfermedad grave por el COVID-19, que se concretarán en la próxima Ponencia de Vacunas”.

Asimismo, la Comisión ha definido los siguientes grupos que recibirán la vacuna desarrollada por AstraZeneca, aprobada en nuestro país para menores de 55 años: profesionales sanitarios y personas con edades entre los 45 y los 55 años.