El Fisioterapeuta

Uno de los síntomas de la ELA es la debilidad muscular y de fuerzas, lo que ocasiona problemas posturales, de movilidad y pérdida de autonomía.

Los Fisioterapeutas son los especialistas encargados de la reeducación de los miembros afectados y las minusvalías motoras que aparezcan. El objetivo es mantener el bienestar y la mayor independencia posible en el afectado, por pequeña que sea.

Para el paciente ELA, la fisioterapia no es sinónimo de curación pero sí, es una forma de prolongar la autonomía para las actividades de la vida diaria el mayor tiempo posible. Los fisioterapeutas también pueden prevenir las deformidades y la incomodidad postural mediante un programa de ejercicios personalizados y cuidadosamente graduados.

La fisioterapia activa y pasiva es importante, debido a que previene las contracturas musculares, la rigidez articular y evita el dolor. La cantidad y el tiempo de ejercicio realizado por el paciente pueden variar de un día a otro; como regla, el paciente no debe nunca hacer ejercicio al punto de quedar exhausto; se recomienda incorporar periodos de descanso durante la terapia y la rutina diaria. Una buena tabla de ejercicios adaptada debe ser realizada por el propio afectado, si se siente capaz, si no fuera así, debe hacerla en colaboración su cuidador.

Los ejercicios generales pueden incluir el caminar o pasear, la natación, apuntarse e ir a un Polideportivo Municipal, realizar las tareas de la vida cotidiana… por los menos en las primeras etapas de la enfermedad. Pero, recuerda que es fundamental que el paciente no se canse, este hecho sería más perjudicial que beneficioso.

Ejercicios y movilizaciones que nos pueden orientar y ayudar:

ELA_Manual_Fisioterapia-PORTADA

portadaelacasa

Manejo de las Complicaciones Respiratorias

Manual para la atención de la ELA.
Documento para Pacientes y Fisioterapeutas

La ELA en Casa

Manejo de las Complicaciones Respiratorias

Manejo de la espasticidad o rigidez muscular

Manejo de la espasticidad o rigidez muscular