El especialista en Digestivo

En fases medias o avanzadas de la ELA, la debilidad y falta de coordinación de la musculatura que interviene en la deglución, va a provocar que el paciente de ELA tenga dificultad para masticar o tragar los alimentos. La disfagia (alteración en el transporte del alimento desde la boca al estómago) y la salivación excesiva van a repercutir negativamente en una correcta alimentación y un adecuado estado nutricional.

Lo ideal es que, tras el diagnóstico, el Neurólogo derive al paciente al Endocrino, Digestivo o Nutricionista, según el hospital. Este especialista debe evaluar al paciente precoz y periódicamente, aun en ausencia aparente de síntomas llamativos, con el propósito de valorar y mantener el estado nutricional en la mejor situación posible y, en su caso, para poder ofrecer las medidas necesarias en las diferentes fases de la enfermedad.

Un paciente bien nutrido tendrá mejor ánimo y más fuerza para luchar contra la ELA 

Enlaces de interés:

Una nutrición adecuada, puede variar la evolución de la enfermedad y, al igual que la PEG, ralentizar la ELA