La compañía biofarmacéutica Bloom Science ha recibido una subvención de 500,000 dólares de la Asociación americana de ALS para avanzar en un tratamiento que controla las poblaciones de bacterias en el intestino. Esto podría restaurar los neurotransmisores en el cerebro para aliviar los síntomas motores de la esclerosis lateral amiotrófica, ELA.

El tratamiento de investigación, llamado BL-001, utiliza la plataforma GOLD (Genetically Optimized Living Drugs) de Bloom para modular la microbiota intestinal: la población de bacterias y otros microbios presentes naturalmente en el intestino de una persona.

Si bien se desconocen las causas exactas de la ELA, los estudios han relacionado la ELA con un desequilibrio entre dos neurotransmisores, el glutamato y el ácido gamma aminobutírico (GABA).

El glutamato es un neurotransmisor excitatorio que se encarga de estimular las neuronas motoras, células nerviosas especializadas que controlan la función muscular, presentes en el cerebro. GABA es un neurotransmisor inhibitorio que bloquea la acción del glutamato.

El glutamato se encuentra en niveles excesivos en personas con ELA, y se cree que conduce a una activación prolongada de las células nerviosas que daña las neuronas motoras.

«Se ha hipotetizado que la homeostasis neuroquímica interrumpida (equilibrio natural) contribuye significativamente a una cascada de efectos que conducen a la muerte neuronal en la ELA», dice Christopher Reyes, de Bloom Science, en un comunicado de prensa.

En los últimos años, la investigación también ha demostrado que la microbiota intestinal puede influir en los niveles de neurotransmisores en el cerebro a través del eje intestino-cerebro, un sistema de comunicación bidireccional entre el cerebro y los órganos gastrointestinales que se produce a través de las células nerviosas e inmunes.

Bloom se enfoca en desarrollar terapias para personas con enfermedades neurológicas utilizando su plataforma GOLD, basada en la evidencia de una conexión entre la microbiota intestinal y las vías críticas de la enfermedad.

GOLD se utiliza para crear microbios genéticamente modificados, diseñados para ser terapias orales capaces de influir en diferentes vías del sistema inmunológico y neurológico. «Estamos presenciando una innovación increíble en el campo de la terapéutica y la investigación basadas en microbiota», dice Reyes.

La subvención apoyará el trabajo adicional en el programa principal BL-001 de Bloom, que intenta «modificar los microorganismos en el estómago para restaurar los niveles de GABA y glutamato que se alteran en el cerebro de las personas que viven con ELA«, apunta Kuldip Dave, vicepresidente de investigación de la Asociación ALS.

“El programa principal de Bloom BL-001 representa una nueva oportunidad terapéutica; hemos demostrado en modelos animales un aumento (en) endógeno (autoproducido) de los niveles de GABA para restablecer un equilibrio en los niveles homeostáticos de glutamato y GABA», sostiene Reyes.

Fuente de la información: Als New Today