Una molécula llamada FAIM fue capaz de prevenir y revertir el agrupamiento de una forma mutante de la proteína superóxido dismutasa 1 (SOD1), la causa subyacente de algunos casos de esclerosis lateral amiotrófica familiar (ELA).

El estudio con ese hallazgo, «FAIM se opone a la agregación de SOD1 mutante que tipifica algunas formas de esclerosis lateral amiotrófica familiar», se publicó en la revista científica Frontiers in Neuroscience.

Los resultados respaldan investigaciones adicionales para determinar si la molécula, llamada FAIM (molécula inhibidora de la apoptosis fas), puede afectar el curso de la ELA y otras enfermedades causadas por la agregación de proteínas.

La ELA se caracteriza por la acumulación de agregados de proteínas tóxicas en el cerebro o la médula espinal, lo que resulta en la degeneración de la neurona motora. Hasta el 20% de los casos de ELA heredados son causados por mutaciones en el gen que proporciona instrucciones para producir la proteína SOD1, que se cree que desencadenan la agregación de proteínas.

Se ha demostrado que el FAIM protege contra la muerte celular programada (apoptosis) en una variedad de células, incluidas las células inmunes y las neuronas. Investigaciones posteriores encontraron que la pérdida de la FAIM estaba relacionada con mayores niveles de agregación de proteínas en líneas celulares y modelos animales.

Estos hallazgos plantearon la posibilidad de que el FAIM pueda actuar directamente sobre proteínas defectuosas que se agrupan y forman agregados tóxicos.

Para averiguarlo, un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina MD Homer Stryker de la Universidad de Western Michigan (EE.UU.), examinó los efectos de la FAIM en una forma mutante de SOD1 (SOD1-G93A) que forma agregados espontáneamente y está implicada en la ELA familiar .

Se realizó una prueba basada en células para confirmar los efectos de eliminar el FAIM de las células que producen SOD1-G93A mutante. Los resultados mostraron que la fracción de células que producen el mutante SOD1 agregado fue significativamente mayor en las poblaciones de células con deficiencia de FAIM en comparación con las células con FAIM. Las células deficientes en FAIM también tenían niveles mucho más altos de proteína agregada.

Según los autores, «estos resultados demuestran el papel esencial de FAIM en el bloqueo de la formación de agregados mutantes de SOD1«. Luego se utilizó una prueba libre de células para descubrir si el FAIM afectaba directamente a la agregación de SOD1 mutante. El equipo monitoreó la agregación de SOD1 mutante purificado a lo largo del tiempo y descubrió que, mientras la proteína mutante formaba agregados, la presencia de FAIM impedía en gran medida su formación. En contraste, la SOD1 normal no se agregó y no se vio afectada por el FAIM.

Finalmente, el equipo utilizó agregados de proteínas preformados de SOD1-G93A para demostrar que FAIM fue capaz de desmontar los agregados mutantes que conducen a la proteína SOD1 completamente soluble.

«En resumen, informamos aquí de una actividad previamente desconocida de FAIM que se opone a la agregación de proteínas relacionadas con la enfermedad de ALS y promueve la proteostasis [producción normal de proteínas] de una proteína de ALS propensa a la agregación«, concluyeron los científicos.

Fuente de la información: AlsNewToday