Desde 2005 a tu lado

DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA

Desde 2005 a tu lado

DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA

Recientes hallazgos abren un nuevo mecanismo patogénico para la ELA

genUna reciente investigación de Johns Hopkins, en Baltimore, (Maryland, Estados Unidos), publicado en ‘Nature’, ha descubierto una manera en la que una mutación genética podría causar dos enfermedades del sistema nervioso: la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la demencia frontotemporal (DFT). La raíz del problema parece ser «acúmulos» de material genético defectuoso creado en el sitio de la mutación.

La mutación del gen C9orf72, que hace dos años fue vinculada a la ELA y a la DFT, posiblemente sea el responsable de entre el 4 y 8% de los casos de ELA esporádicos. Los científicos analizaron la estructura del ADN que conforma el gen y el ARN que transporta las instrucciones para aprender si la secuencia repetida era la causante de la enfermedad.

De esta forma, los expertos descubrieron que el ADN y ARN estaban formando estructuras llamadas G-quadruplex. Estas estructuras podrían estar recibiendo en el camino las funciones de los ácidos nucleicos. Además, cuando la célula estaba sintetizando una nueva cadena de ARN basada en el gen C9orf72, a menudo fallaba a la mitad, llenando el núcleo de la célula con segmentos de ARN que no funcionaban.

Los autores de esta investigación contaron las proteínas que se unían al ARN «malo» y se acercaron a una lista de 288 proteínas diferentes que no estaban funcionando. Una de las proteínas que se unía al ARN malo es la nucleolina. Así, en las células cerebrales de los pacientes con ELA, la nucleolina se dispersó por todo el núcleo, lo que sugiere que las repeticiones también pueden estar saboteando las funciones desempeñadas por las proteínas de unión de ARN, como la nucleolina.

«Los hallazgos descritos abren un nuevo mecanismo patogénico para la ELA y DFT, proporcionando una visión de la biología asociada con la mutación C9orf72 e identificando un posible camino a seguir para el desarrollo de la terapia», afirma Margaret Sutherland, del programa en el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, uno de los patrocinadores del estudio.