En un estudio en humanos y ratones con ELA, investigadores australianos han encontrado que, los niveles más altos de un tipo especializado de células inmunes pueden ayudar a detener la progresión de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Estos hallazgos fueron publicados en la revista JAMA Neurology

La ELA es una enfermedad neurológica en la que las células nerviosas del cerebro y la médula espinal son atacadas en un proceso llamado neuroinflamación, que causa la pérdida del control del movimiento muscular y el deterioro muscular.

La neuroinflamación parece jugar un papel importante en la progresión de la enfermedad y, por lo tanto, es un objetivo terapéutico prometedor.

Las células T reguladoras CD4 + Foxp3 +, un tipo de célula inmunitaria también conocida como Tregs , son responsables de cerrar la respuesta inmune después de eliminar con éxito los organismos invasores del cuerpo. Básicamente, estas células funcionan como policías para un sistema inmune posiblemente hiperreactivo.

En este estudio multicéntrico en humanos y animales, los científicos investigaron la relación entre Tregs y la progresión de la ELA en humanos. También estudiaron cómo el número de Tregs influyó en el resultado terapéutico en un modelo de ratón de la enfermedad.

Se realizaron estudios clínicos, funcionales e inmunológicos en 33 pacientes con ELA esporádica, así como en 38 participantes sanos de control. En una segunda fase, el equipo desarrolló un enfoque novedoso para aumentar el número de Tregs en un modelo de ratón de ALS.

Los resultados de ambos estudios mostraron que los niveles de Treg están estrechamente relacionados con la progresión de ALS. De hecho, los investigadores encontraron que, tanto en humanos como en ratones, cuanto más altos son los niveles de Tregs, más lenta es la progresión de la enfermedad.

“Queríamos entender la relación entre Tregs y ALS. Medimos los niveles de Tregs en pacientes con ELA, y encontramos que la enfermedad progresó significativamente más lentamente en pacientes que tenían un mayor número de Treg en la sangre “, Fiona McKay, PhD, coautora principal del estudio, delWestmead Instituto de Investigación Médica en Australia, dijo en un comunicado de prensa .

Las poblaciones de Treg se expandieron en el modelo de ratón con un tratamiento que nunca antes se había usado para esta enfermedad. No solo la enfermedad progresó más lentamente, sino que las neuronas motoras se conservaron “, dijo. “Esto amplía los hallazgos de nuestros estudios en humanos, y ahora estamos investigando estrategias para aumentar las Tregs en pacientes con ELA“. Esperamos que esto finalmente conduzca a nuevas terapias para tratar la enfermedad

Fuente de la Información: ALS NEW TODAY