Quédate en casa, pero no dejes de cuidarte. Es importante para todos, en la medida de lo posible, seguir con nuestras rutinas, roles y actividades cotidianas, tal y como las teníamos antes del confinamiento por el coronavirus o, adaptar las actividades a la nueva situación en casa.

Si miramos el lado positivo del aislamiento en casa, es una buena oportunidad para adoptar nuevos hábitos saludables y estrechar lazos familiares de diálogo y cariño que la vorágine del día a día hace complicado. Para cuidarnos más y mejor.

Recuerda dedicar una media de 12 horas diarias a actividades de autocuidado personal: higiene personal, alimentación, vestido, sueño y descanso, actividad sexual y, además para las personas con ELA, ejercicio y logopedia.

Ejercicio físico activo o pasivo

Dependiendo de las capacidades de la persona con ELA, el ejercicio físico, activo o pasivo, resulta fundamental para sentirse bien. Es importante movilizar todas las partes del cuerpo para prevenir dolor y la rigidez de las articulaciones.

La cantidad de ejercicio realizado por el paciente puede variar de un día a otro; pero es fundamental que el paciente no se canse, este hecho sería más perjudicial que beneficioso. La duración, entre 35 y 45 minutos.

Una buena tabla de ejercicios adaptada debe ser realizada por el propio afectado, si se siente capaz, si no fuera así, debe hacerla en colaboración con su cuidador.

VER Guías ejercicios y movilizaciones que nos pueden orientar y ayudar

Si prefieres que un profesional te oriente de forma personalizada y vía online, escribe un email a Marta Mateos, mmateoso78@gmail.com que os facilitará su número de teléfono móvil y os atenderá por vídeo llamada de WhatsApp, para que os pueda ver físicamente.

La fisioterapeuta os preguntará cómo estáis, qué ejercicios estáis haciendo, supervisará que los estáis haciendo bien y, si lo considera oportuno por vuestra situación actual, os recomendará nuevos ejercicios. Además, os ayudará a resolver todos los problemas respiratorios que se puedan presentar: dudas con el asistente de tos, no respiro bien acostado…

Logopedia

Para las personas con ELA, los ejercicios de logopedia deben ir parejos a los de movilidad.

A medida que la ELA evoluciona, la fonación puede verse modificada. Estas alteraciones son debidas a la afectación de la musculatura respiratoria o al cúmulo de saliva y secreciones en la faringe y en la cavidad oral.

En fases iniciales, el paciente puede incluir ejercicios de los músculos orofaciales, de articulación de palabras y respiratorios, con énfasis en la respiración diafragmática y costal inferior para optimizar los volúmenes respiratorios. Esta terapia de ejercicios ayuda retardar la aparición y evolución de síntomas habituales como los trastornos del habla, problemas de respiración o disfagia.

El programa de ejercicios debe ser regular y moderado, ya que de lo contrario podría producir fatiga y empeorar el rendimiento.

VER Ejercicios para el velo del Paladar

VER Ejercicios respiratorios para el Habla

VER Ejercicios Articulatorios

VER http://disfapp.es/ Es una interesante página donde encontraremos muchos ejercicios y maniobras para retrasar o mejorar la dificultad para tragar alimentos.

Recomendaciones de carácter preventivo para el paciente:

  • Utilizar frases cortar eliminando palabras innecesarias
  • Hablar despacio
  • Aprender un ritmo de respiración y de pausas adecuado
  • Dar pistas al oyente mediante la expresión facial y corporal
  • Usar lápiz y papel siempre que le sea posible
  • Mantener una actitud tranquila y relajada a la hora de hablar, procurando un ambiente silencioso
  • No beber ni comer mientras habla para evitar riesgo de aspiración
  • No gritar en ninguna ocasión
  • No tomar cosas ni muy frías ni muy calientes
  • Evitar el reposo vocal, salvo recomendación médica
  • Evitar forzar los músculos de la cara, cuello, garganta y hombros, especialmente cuando se habla

Recomendaciones para el interlocutor:
No interrumpir, mantener contacto visual y la cercanía, actitud tranquila, estar atento, respetar los turnos, evitar hablar por él, buscar temas de interés para comentar: programas de televisión, revistas, periódicos, proyectos, historia personal, la propia ELA…